Samael Aun Weor

Samael Aun Weor nace en Colombia el 6 de marzo de 1917, y desde muy joven se interesa por los aspectos trascendentales de la existencia y comienza una búsqueda profunda en las distintas escuelas metafísicas existentes en esa época para poder encontrar respuesta a las eternas preguntas de siempre: ¿De dónde venimos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué somos? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Porqué existimos? ¿Para qué vivimos?
Entonces conoce la Doctrina Teosófica, el sistema de Gurdjieff, la tradición masónica, la tradición Gnóstica-Rosacruz, la de los ocultistas de su época. Estudia en profundidad la Cábala y la Alquimia. Experimenta en sí mismo cada teoría para verificar su realidad. Comienza entonces un camino de autoconocimiento que lo lleva al descubrimiento de las diferentes dimensiones de la naturaleza y de los grandes Maestros que las habitan. Ingresa en el camino iniciático y, tras haber superado las correspondientes pruebas esotéricas, descubre que tiene una misión muy especifica la de mensajero o Avatâra de la nueva era de Acuario. Y es mediante la Gnosis eterna, la de hoy y la de siempre, que nos llega su mensaje de los Tres factores de la Revolución de la Conciencia: el del Morir psicológico, el del Nacer por segunda vez a través de la alquimia sexual, y el del Sacrificio por la humanidad.

Transcurre el año 1948 cuando, en Colombia, se forma una pequeña organización que en poco tiempo adquiere carácter internacional. En este contexto escribe el Maestro sus primeros textos o “Mensajes de Navidad” (que serán más de 60 a lo largo de su existencia) para difundir una sabiduría tan antigua como la vida: el conocimiento de sí mismo. Primero verifica sus conocimientos adquiridos en las distintas escuelas esotéricas a través de la Antropología Psicoanalítica y de la meditación profunda, y conforme va confirmando internamente la enseñanza, se va reuniendo en torno a él un pequeño grupo de discípulos, que en forma natural se convertirán en la semilla del movimiento gnóstico contemporáneo.
Hacia la mitad de los años 50 abandona el país que lo vio nacer Colombia, e inicia un difícil viaje a través de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala…, recorriendo con su familia toda aquella América Central. Así llega al lugar que se convertirá en su morada por el resto de sus días: México, donde finalizará la Gran Obra interior. Escribe una tras otra las obras literarias que sirven hoy de guía al Movimiento Gnóstico internacional. Dictara un gran número de conferencias públicas y privadas que hoy se han transcrito en diferentes idiomas. Con él se organizan importantes congresos internacionales, siendo también invitado en diferentes ocasiones a entrevistas de prensa, radio y TV, etc., Y dirigiendo un gran movimiento gnóstico comienza a extenderse su mensaje gnóstico hacia los Estados Unidos y Canadá, y en 1975 llegarán por primera vez sus enseñanzas a España, para difundirse desde este país por toda Europa, África, Asia y Oceanía.
Samael Aun Weor, tras la autorrealización de su Ser, abandona definitivamente su cuerpo físico el 24 de diciembre de 1977 en la Ciudad de México. Y en el mismo mes de diciembre, un 27, vivirá su resurrección esotérica. Desde entonces continúa guiando el movimiento gnóstico desde las dimensiones superiores de la naturaleza.